Somos

Se encuentra usted aquí

Historia

El 28 de septiembre de 1891, llegaron al puerto del Callao nueve jóvenes y entusiastas Hijas de María Auxiliadora (FMA).

Sor Angela Piai, sor Luisa Pompignoli, sor Lavinia Albertini, sor Luigia Grassi, sor Marcelina Zinelli, sor Rosa De Valle, sor Teresa Tapparello, sor Elisabetta Maio y sor Luigia Ruatta, venían desde Nizza para hacerse cargo del "Instituto Sevilla", en el barrio del Rímac, donde dedicarían sus esfuerzos a las jovencitas más necesitadas.

El 15 de octubre de 1891, las hermanas ingresaron al local y, el 26 de diciembre, iniciaron oficialmente la nueva misión. Acogían niñas de 12 a 16 años, la mayoría huérfanas o desamparadas. Con su total dedicación, las FMA lograron que esa primera obra fuera una casa donde todas crecían, trabajaban y amaban bajo la tierna mirada de María.

Pronto, empezaron a surgir las vocaciones. En siete años, once jovencitas pidieron ingresar a las FMA. Entre ellas, sor Emilia Ottone, sor Victoria de la Torre, sor Rafaela Cáceres.

La semilla comenzaba a crecer. El primer fruto será la Casa del Callao, que marca el inicio de una etapa en la vida de la Provincia. Ahí llegan las FMA el 20 de abril de 1897: es la primera Casa de nuestra Congregación en el Perú.

En la Casa del Callao, se forman y profesan las primeras religiosas, y van donando sus vidas en bien de las niñas en el oratorio, el taller y la escuela primaria. 

Mientras tanto, el Arzobispo de Lima requería la presencia de nuestras hermanas también en la ciudad. Así, el 4 de noviembre de 1898 llegaron las FMA a la casa de la calle Belaochaga, en el centro de Lima. Aquí reinaba la pobreza material pero abundaba la riqueza espiritual del Ora et Labora y Da Mihi Animas Caetera Tolle. Y surgen nuevas vocaciones: las Hermanas Muga, sor Estela Roldán, sor Mercedes De la Torre. En esta casa y en la del Callao, se echan las raíces de la Inspectoría Santa Rosa de Lima.

Tags: