Blog

Se encuentra usted aquí

Inicio del Año de la Vida Consagrada

"¡Despierten al mundo!" Es la exhortación del Papa Francisco en la Carta en la vigilia de la inauguración del Año de la Vida Consagrada.

"¡Despierten al mundo!" Es la exhortación del Papa Francisco en la Carta dirigida al mundo de los consagrados y de las consagradas en la vigilia de la inauguración del Año de la Vida Consagrada que inicia el domingo 30 de noviembre, I domingo de Adviento.


La carta del Santo Padre a los consagrados y consagradas enumera los objetivos, las expectativas y los horizontes del Año de la Vida Consagrada, que terminará el 2 de febrero 2016, y se inspira en las indicaciones contenidas en la Exhortación Vita Consecrata de San Juan Pablo II.


El Papa nos indica tres objetivos en la realización de la propia vocación:

Primero: “mirar al pasado con gratitud”, para tener viva la propia identidad, sin cerrar los ojos de frente a las “incoherencias, fruto de las debilidades humanas - afirma el Papa - y quizás también del olvido de algunos aspectos esenciales del carisma”.

Segundo: vivir el presente con pasión”, viviendo el Evangelio en plenitud y con espíritu de comunión.

Tercero: “abrazar el futuro con esperanza”, sin dejarnos desalentar por las tantas dificultades que se encuentran en la vida consagrada, a partir de la crisis de las vocaciones.


Papa Francisco invita especialmente a los jóvenes a no ceder a la tentación de los números y de la eficiencia, todavía menos a aquella de confiar exclusivamente en las propias fuerzas. “La fantasía de la caridad – recalca el Santo Padre – no conoce límites y tiene necesidad de entusiasmo para llevar el soplo del Evangelio a las culturas y a los más diversos ámbitos sociales. De hecho, saber transmitir la alegría y la felicidad de la fe vivida en la comunidad hace crecer a la Iglesia por capacidad de atracción. Es el testimonio del amor fraterno, de la solidaridad, del compartir el dar valor a la Iglesia”.


Pueden encontrar el texto completo de la carta en nuestra sección Recursos: Carta a los consagrados y consagradas hacia el año dedicado a la Vida consagrada